Una formación no finalizada. - ¿Debemos entrenar según un objetivo?

PROYECTOS

Como parte de una reflexión sobre nuestra práctica diaria, les sugiero que exploren juntos la noción de proyecto.

Esta noción ciertamente no es nueva. Siempre ha habido planes de matrimonio, vacaciones, carreras… todos hechos felices, se podría decir, pero también planes de asesinato, sedición… proyectos de tesis, de ordenamiento territorial, de derecho… proyectos quiméricos o realistas, loables o inconfesables… y más cerca para nosotros, proyectos políticos, proyectos terapéuticos y proyectos educativos.

En todos los casos esta palabra parece designar algo del orden de la intención o el deseo, del sueño o de la abstracción, en contraposición a la realidad de un edificio del que hemos visto el proyecto, de una ley cuyo proyecto ha sido sometido al Parlamento, para un curso de Historia o Ciencias Naturales conforme o no al proyecto del Establecimiento, que Molière ilustró con estas palabras de Dorme in Tartuffe: "No ejecutamos todo lo que se propone, Y el camino es largo desde el proyecto hasta la cosa ".

El proyecto, incluso considerado, elaborado, escrito, dibujado en negro sobre blanco, tendría siempre algo etéreo, irreal ("imagen" es el primer significado que Robert reconoce en él), que me recuerda estas oposiciones a una larga vida, a el tipo “ser y tener”, “cuerpo y alma (o espíritu)”… Ahora bien, ¿qué podría ser más real que el deseo? o para hablar como Simonne Ramain: “¿Por qué el bíceps o el peroné deben ser más corporales que la mirada, la fatiga, el deseo; respirando más que gritando? Porque cualquier proyecto es ante todo ganas de actuar.

El deseo precisamente de abordar un proyecto se me apareció cuando leí Labyrinthe n ° 3, la entrevista a Françoise Guérin de Martine Winckel.

El entrevistado dice:

“De hecho, animar el Ramain con los niños de este Instituto no estuvo exento de problemas ... sobre todo porque la actividad de Ramain se diferencia por su enfoque: un proyecto indeterminado y una situación que se dirige a todos los campos. De la persona (lenguaje, motricidad , escolaridad, comportamiento, etc.) ”luego, más adelante:“ el problema gira en torno al “proyecto”: de la institución, del reeducador. Éste arregla un itinerario del que tiene en mente el desenlace sin necesariamente obtenerlo y lo modifica según el niño para que sirva más de inmediato ”. “En Ramain, el ejercicio es siempre una situación compleja donde cada niño experimentará algo diferente. El facilitador no puede tener un plan preciso para el desarrollo de los miembros del grupo; es a ellos a quien pertenece ”.

Estas ideas las retoma Martine Winckel en sus comentarios, que las traduce de la siguiente manera:

“Parece que la práctica de Ramain introduce esta dimensión de la vida a través del proyecto que no define. Cada miembro del grupo participará de acuerdo a lo vivido (…) El niño no está llamado sólo como “reeducar” sino como actuar por él y llevar su propio proyecto. "

Esta idea de "proyecto indeterminado" que Ramain "no define" sólo podía seducirme, tanto más porque esta "omisión" - vacío reflejado, diría yo - se asocia a ambos. Nuestros colegas a la emergencia de un proyecto individual, sin duda autónomo, para cada miembro del grupo. En un atajo rápido, aquí está que cada uno de los polos de relación de nuestra situación triangular (participante - facilitador - Método, en este caso) se encuentra así de repente confrontado con la idea de proyecto sin que se haya producido ningún agrupamiento. . (…)

Releyendo el testimonio de Françoise Guérin, encontré este párrafo que no me había llamado la atención durante la primera lectura: “A diferencia de la rehabilitación habitual, es más difícil evaluar con precisión lo que se está moviendo y ver si ha tenido tal o cual progreso en tal o cual campo, al menos en un tiempo limitado. De hecho, no nos estamos dirigiendo a una parte del cuerpo o una función específica, sino a todo el cuerpo y a la persona. "

Lo que se repite en los comentarios de Martine Winkel

“Los ejercicios de Ramain, a diferencia de los ejercicios de rehabilitación, no forman parte de la progresión funcional. La situación concierne a la persona en su conjunto, en su cuerpo, sus acciones, su pensamiento y su sentimiento. ¿Qué puede evaluar esta actividad? ¿Qué objetivo le podemos asignar? Y más adelante, la pregunta "¿Por" qué "hacer tanto esfuerzo? A lo que me parece haber respondido definitivamente desde hace tiempo un participante de uno de mis grupos: "Aquí, es el único lugar donde trabajo para mí".

Todo esto me dio la idea de un esquema de reflexión en esta casilla de tiempo, basado en la oposición sujeto / objeto:

Asunto -------------- Asunto

Objetivo del Proyecto

El objetivo es del orden del objeto; algo objetivo o impulsado por eventos: "Al bombardear objetivos militares enemigos, el ejército logró su objetivo que era ..." En la empresa, el objetivo es un volumen de negocios o la conquista de un nuevo mercado; en educación o instrucción, es la limpieza o la regla de tres o el examen de aprobación; e incluso hemos creado una Pedagogía por Objetivos, a diferencia de Ramain, donde la descripción y tratamiento de los medios de acceso a estos objetivos juega un papel primordial.

El proyecto, en cambio, es del orden del sujeto, porque es algo bastante diferente a una estrategia, un plan, una trama. “La articulación del lenguaje y la acción en su doble referencia simbólica y operativa - dice JP Boutinet - constituye un mandamiento ante la realidad que pretende modificar (...) no es creación ex nihilo sino respuesta a una coyuntura precisa, compuesto por limitaciones y oportunidades ”.

En el espacio, el objetivo está ahí, el proyecto aquí; con el tiempo, el planteamiento del objetivo se realizará mañana o más tarde o nunca, el del proyecto, inmediatamente si no ahora. El objetivo está en el orden del resultado, éxito o fracaso; el proyecto es compromiso. El objetivo es lograrlo, el proyecto a desarrollarse, como una gestación, una elaboración que comienza desde que se concibe el proyecto.

Es en este sentido que un objetivo es terminado, cerrado, instantáneo e inmóvil en sí mismo, mientras que un proyecto se va a desarrollar, a enmendar si es un proyecto de ley, a adecuar si es obra de ingeniería civil, a amasar si es la masa del panadero; en todos los casos realizar, gestionar, lograr, vivir.

Muchas veces los grupos sociales o familiares consideran que tienen interés en darse un objetivo para apoyar mejor sus proyectos, para "dinamizar mejor sus tropas" diría, porque así hemos visto el estallido de guerras con el objetivo de unir a los población y hacerle aceptar la privación de todo tipo y sobre todo la libertad. Lo que podemos ver en este caso es que el objetivo rápidamente se antepone al proyecto. Se convierte en el blanco que impide ver otra cosa y sobre todo de lado, término como cuando decimos "el objetivo de la expedición" que polariza y dirige como un imán la acción a realizar; y luego ? … Mi idea es que jugando con el objeto, el sujeto siempre será el perdedor y muchas veces hemos sabido -como dice Pierre Lefeuvre- que tener una meta prescinde de tener un proyecto.

Es precisamente porque no se atribuyó ningún objetivo a la práctica de Ramain que pudo planificarse; que es porque este proyecto no se ha concretado, definido, objetivado, yo diría, que el proyecto nació en todos.

Me parece que una parte muy importante en la elaboración de un proyecto se reduce a los recitales, a las expectativas en el sentido judicial, a las razones, al "porque": este estudio de la realidad que me lleva a querer actuar. en ella. En contraste con el motivo, la motivación envuelve el objeto que se ha vuelto objetivo - en lugar de estudio veo fascinación - por el que me propongo. Dos caminos tal vez en la misma dirección, pero diferentes, a lo sumo paralelos: el deseo de realización conduce a quienes buscan realizar sus proyectos - "El llamado ser libre es el que puede realizar sus proyectos", dice JP Sartre - el deseo de posesión, el que quiere apropiarse de un concepto, de una habilidad, de un estado, de un nuevo estatus… mientras espera lo ilusorio. (…)

Pero, ¿qué hay en el proyecto que el Ramain nos llevará imperceptiblemente allí? Una de las definiciones que reporta Le Robert es: "Todo aquello por lo que el hombre tiende a modificar el mundo oa sí mismo en una dirección determinada", lo que me recuerda los reflejos que tengo a menudo al ver la transformación de 'un trozo de alambre, sea cual sea el calidad de la realización: “Hay alguien: un hombre, una mujer luchando con la realidad; comprometidos, preocupados, con ganas de ser un actor de futuro ”, que me parece el eje del proyecto.

Recuerdo haber dicho en las Journées d'Études de Genève que el proyecto marca el matrimonio de un hombre con la temporalidad. “Para Fichte - recuerda JP Boutinet - la esencia del ego es la existencia como temporalidad; es la libertad que es el proyecto, que funda el tiempo abriendo el futuro ”. Refiriéndonos entonces al Ser y el tiempo de Heidegger, podemos decir que es a través del proyecto que el hombre capta la revelación del ser-al-mundo: "el proyecto es una comprensión del mundo, una irrupción creativa. Que proyecta espontáneamente el ser. hacia el tiempo ”.

Si "el proyecto es la revelación del ser", no nos extrañe que la revelación del ser que tiene lugar durante el Ramadán se traduzca en un proyecto, un perpetuo ir más allá que arranca al hombre de los determinantes de su situación según JP Sartre, que afirma: "El hombre - condenado a la libertad, recordemos, es un proyecto que decide por sí mismo".

Esto es quizás lo que Martine Winckel llama "esta dimensión de la vida" que existe en Ramain y no en otras formas de rehabilitación (ver arriba) y en este sentido me gustaría citar a Simonne Ramain: "Reducir el cuerpo a un conjunto organizado de músculos , huesos, nervios, vasos es como reducir esta planta a raíces, tallos, hojas, flores, mientras que al mismo tiempo es todo eso y jardín y crecimiento y sombra y marchitamiento y sed y temblor ... "

El tilo bajo el que escribo estas páginas, otros me lo han plantado cuando no me conocían. Antes de convertirse en esta cúpula de verdor, perfume, frescura, también fue un proyecto.

Germain FAJARDO

Intervención en el Día del Estudio de ASRI, noviembre de 1989

Publicado en el número especial de Labyrinthe:

"EL MÉTODO RAMAIN, un enfoque para establecer relaciones",

Ediciones ASRI, 1999